domingo, septiembre 20

Siempre nos quedará Samoa

Hace tiempo que dejó de interesarme el fútbol.

Y hace algo menos empezó a interesarme el rugby.

Hace un par de días ha empezado la Copa del Mundo de rugby. Estaba indeciso si debía apoyar a Argentina o a Uruguay.

Y de repente veo en la bitácora del padre Blake, que el equipo de Samoa fue el pasado Domingo a Misa en su parroquia de Brighton, donde están entrenando. Aprovecharon para cantar al acabar la Misa. No os perdáis el vídeo, que pongo debajo.

Me perdonarán mis amigos argentinos y uruguayos, pero esta vez debo quedarme con Samoa. (Que, por cierto, ha empezado fuerte sacudiendo a EEUU )


martes, septiembre 8

Un incentivo perverso

El Papa publica hoy dos motu proprio mediante los cuales agiliza y reduce el coste de los procesos de nulidad. 

Ahora la nulidad será más rápida y gratuita. 

Algún amigo que sabe de estas cosas me decía hace tiempo que en su docta opinión (y es docta) un alto porcentaje de los matrimonios son, de hecho, nulos por cuestión de vicio de consentimiento, o sea, porque la gente realmente no sabe lo que hace. 

Por esa razón parecería casi obvio que lo que hay que hacer es precisamente lo que se ha hecho, y así el personal se ahorra traumas. 

Por otro lado, a nadie se le escapa que facilitar la nulidad devalúa el matrimonio. Hacer más sencilla la disolución del vínculo es un incentivo perverso, por cuanto que la gente se pensará menos y no más, el casarse. Siendo más fácil cancelar el matrimonio, hay menor incentivo a considerar el paso que se da con más cuidado.

Y me pregunto: ¿No sería más misericordioso ahorrarle al personal todo el jaleo, papeleo y problemones de conciencia que conlleva una nulidad, haciendo más difícil el contraer matrimonio canónico?. 

En eso la Iglesia actuaría como la madre que no deja que su hijo meta los dedos en el enchufe. 

Y no como la mucama a la cual lo único que le importa es que el coñazo del nene deje de berrear. Si metiendo los dedos en el enchufe el chaval se calla, pues que los meta. 


domingo, septiembre 6

The land of the free?.

Dentro de poco el Papa va a visitar un país donde se encarcelan cristianos por ser cristianos. 

Me refiero, claro está, a EEUU y el caso de la funcionaria del Estado de Kentucky, Kim Davis, encarcelada por un juez conservador por negarse a emitir licencias de matrimonio a personas del mismo sexo.

No penséis que EEUU queda muy lejos y que en Kentucky están muy chalaos. Occidente está dejando de ser cristiano a marchas forzadas y lo vamos a notar pronto. 

Dicho lo cual, me pregunto si no es esta una excelente oportunidad para que el Papa de un puñetazo en la mesa y en su misión de Pastor Universal, denuncie el peligro que nos acecha, cancelando, por ejemplo, su viaje a EEUU mientras pide la inmediata excarcelación de la funcionaria Davis. 

Santo Tomás Moro, ruega (y mucho) por nosotros.