jueves, diciembre 24

La embajada les desea una Feliz y Santa Navidad

Corazón ardiente

Cariñosa y amable
una familia adorable
juntos siempre estáis
aunque pobres seáis.

Jesús está helado
tranquilo, yo estoy a tu lado.
Te llevaré algo más caliente, 
te llevaré mi corazón ardiente.

María está sentada en una banqueta,
con una sonrisa en sus labios,
mima al niño con sus cariños.


No te dejaré

José está descansando
acostado en un borrico
del largo viaje que ha realizado.
Tranquilo, yo cuido al Niño.

Déjame que te de un beso,
déjame que te abrazarte más,
déjame arroparte un rato,
niño de mi alma, déjame.

 Por fin, niño mio querido
por fin en mis brazos te tengo
no dejaré que te caigas
no te dejaré, no quiero.

Mira como ella ríe
mira como te canta
mira como ella baila
Jesús te quiero con toda mi alma.


Y vamos ya por el décimo año  (20142013, 2012, 2011, 201020092008, 2007, 2006, 2005) que la familia, a través de esta bitácora, ha felicitado la Navidad a todos los lectores. Para celebrar tan grande ocasión, este año no solo tenemos el dibujo de gran estilo simbólico realizado por la #5 (vease los Magos en la lejanía), sino que además la #4 y la #3 han contribuido, las dos, con sus poesías. 

¿Donde están las dos primeras?. Pues atareadas. El tiempo pasa, y ya tenemos a una en la universidad (¡en la universidad!. Que viejos nos hacemos) y la otra preparándose para lo mismo. Por cierto, acuérdense un poco de la primera que acaba de sufrir operación (nada grave, una rodilla fastidiada por cuestiones deportivas) y está recuperándose.

¡Feliz y santa Navidad a tutti!.






6 comentarios:

Yurremendi dijo...

Qué capacidad de síntesis gráfica que tiene tu niña, esos tres "Magos"... ¡ni Miró!

Te quejas de hacerte viejo porque eres joven. Los viejos nos quejamos de haber llegado a la vejez sin habernos hecho sabios. Yo, que tengo la edad de la sabiduría, que es la ciencia del orden, es decir, de las relaciones entre los seres y el Ser en lo que tienen de expresión de la unidad en la multiplicidad (el orden estático) y la ciencia de los fines que pone a todo ser en relación y lo ordena al fin que lo realiza (orden de los mandamientos); la sabiduría que sitúa al ser en la función que le compete en el universo, la sabiduria que mide todas las cosas, y que en virtud de nuestra situación existencial que nos condena a la ignorancia ontológica sólo nos es participable a través de la superior autoridad de la revelación, y que es por tanto Sabiduría con mayúscula... todavía, como digo, a mis años, ni flores.

Feliz Navidad.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Joder, tronco, que es Navidad.....No me vengas con esas que me desarbolas. Un abrazo.

Josefina dijo...

¡Feliz Navidad!
¡Fantásticas las poesías!
Y pronta recuperación de la rodilla averiada.

Embajador en el Infierno dijo...

Muchas gracias Josefina.

rojobilbao dijo...

Llego tarde, pero aquí estoy. Muy feliz navidad a los diplomáticos y sus ilustres visitantes.

Embajador en el Infierno dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena Rojobilbao