domingo, mayo 18

La importancia del latín (II): Aprendiendo a pronunciar el inglés

Mi padre descubrió el secreto de la pronunciación en inglés gracias a ir a Misa en latín cuando vivíamos allí. 

Un día nos lo hizo notar:

- Fijaos como pronuncian el latín: las consonantes son siempre fuertes, poderosas, claras,....como golpes de martillo. A su lado, las vocales casi ni se escuchan.

En Inglaterra, hace 20 años, no era una rareza que en la parroquia media una de las Misas de domingo fuera en latín (Novus Ordo). La nuestra era regentada por jesuitas y la Misa de 11 era así. Al principio de nuestra estancia íbamos con bastante frecuencia a esa Misa porque nos resultaba más familiar. 

Y ese es el primer secreto de la pronunciación en inglés: consonantes fuertes, vocales irrelevantes.

Así, un español pronuncia, por ejemplo, la palabra "join" como "yoin", cuando en realidad se debe pronunciar "dlloin". 

Hoy he leído esto:

"Over the centuries and over the classes, consonants tend to stay roughly the same, while vowels slip around like eels. As long as the consonant is there, the word is still recognisable. A middle-class Englishman ate lunch, the Queen et lunch, and a Cockney street urchin ite it".

Que en cristiano quiere decir:

"A través de los siglos y en todas las clases sociales, las consonantes tienden a permanecer más o menos iguales, mientras que las vocales se escurren como anguilas. Mientras la consonante esté ahí, la palabra podrá ser reconocida. Un inglés de clase media eit lanch (comió), la Reina et lanch (comió) y un desarrapado Cokney ait it (comió)."

El texto lo he sacado de un fascinante libro que se llama "The elements of eloquence: how to turn the perfect English phrase". El título suena elevado en su primera parte y como bazofia de auto-ayuda en la segunda. Sin embargo, el libro no es más que una explicación divulgativa, bastante asequible, y con no pocos puntos de buen humor, acerca del uso de las figuras literarias en inglés.

La importancia del latín (I): C.S.Lewis y un monje italiano.

10 comentarios:

Terzio dijo...

Vaya! Eso es dar la razón a los hebreos antiguos que escribían (tal y como sonaba? consonánticamente?) muchas (la mayoría?) de las palabras sin vocales, que con el tiempo fueron cada vez menos inteligibles/legibles para los no-versados, hasta que los masoretas llegaron punteando y acentuando con sus (ya) muy necesarias masoras.

'

Anónimo dijo...

En el latín de curas puede ser, pero en el latín clásico la diferencia entre vocales era importante, empezando por la existencia de vocales largas y cortas (que en español tenemos solo como tonadas, pero no cambian el sentido de las palabras)

Anónimo dijo...

Para Anónimo 9:04 p.m. (2º comentario):
No se trata de diferenciar el latín eclesiástico del clásico, sino que, en mi opinión, el Embajador quiere hacer notar que, gracias a las misas en latín a las que asistían en el Reino Unido, podían distinguir, a grandes rasgos, el patrón de la pronunciación inglesa.

Anónimo dijo...

Gracias por la nota. No habia entendido que el comentario era que los ingleses pronunciaban así el latín.

mjack dijo...

Los idiomas que dejan de pronunciar sus vocales se empobrecen lamentablemente. Los hay que ya prácticamente las han perdido: el portugués (y más el hablado en Brasil), el gallego, el catalán. El francés va en camino y en alemán nunca han tenido gran importancia. Y, por lo que se ve, el inglés también las va perdiendo. Es una forma de pronunciación que comienzan las clases altas, los pijos -o sea, sabes- y luego se generaliza. La cabal pronunciación del castellano debe desterrar con contundencia tales aberraciones, aquí, señores, se pronuncian todas las letras menos la hache, así conquistamos un día el mundo y evangelizamos todo un continente.

Los idiomas más bellos y musicales conservan la luminosa y nítida pronunciación de sus vocales: el italiano y el español.

Yurremendi dijo...

El misterio es un lenguaje.

Terzio- Cuidado, que la versión masorética se va consolidando en la edad media, cuando los judíos ya tienen muy claro que son identitariamente anticristianos, y sus vocalizaciones -necesarias o no-, fueron la manera de vehicular otra lectura de la Biblia. Más antigua y cristiana es la Septuaginta, como sabe usted perfectamente porque me constan su saber e inteligencia.

Mjack- ¡De acuerdo con Vd.! Sí, las lenguas luminosas y solares marcan las vocales con nitidez y rotundidad. Nuestro ínclito castellano, por supuesto, con el italiano, pero no quiero que olvidemos a la entrañable lengua helénica, ese griego arcaico y evangélico, siempre fresco y cantarín como arroyo de montaña, perenne matriz lingüística de la filosofía y de la teología. ¿Pues no calificaban los griegos onomatopéyicamente a los que carecían de lengua articulada (esto es, cuasi-avocálica, de bárbaros? Brr-brr...

Embajador- Pues parece que tu padre finalmente descubrió que los ingleses son en el fondo unos bárbaros.

Parnásico dijo...

No entrando a valorar la tesis -con la que ciertamente no estoy en desacuerdo- de que la pérdida de vocales empobrezca los idiomas, bien es cierto que, al menos, el sistema vocálico del catalán (o el del más parecido a él, el italiano) es más rico (o complejo) que el del castellano, pues cuenta con mayor número de fonemas vocálicos.

Esta particularidad -vocales abiertas y cerradas-, si bien no es comparable al fenómeno ya desaparecido de las cantidades del latín, se le asemeja en el hecho que una palabra escrita de manera igual pueda tener dos significados según su pronunciación. En efecto, no es lo mismo en latín "malum" (con a larga = "fruta", "manzana") que "malum" (con a breve = "daño"), como tampooco en catalán "moc" (con o abierta = 1ª sing. pres. del verbo mover) que "moc" (con o cerrada = moco). Eso no quita que haya gente que aprecie más el "moco" castellano, con dos vocales, que el monovocálico "moc".

Por otra parte, también hay gente (por lo general mayor, como el sacerdote franciscano de mi pueblo) que aún pronuncia en catalán la "b" y la "v" de manera distinta, como antes, con la "v" fricativa sonora. Esta diferenciación b-v, inexistente en el castellano -dos letras para un único sonido-, en catalán también hace tiempo se está perdiendo.

En cuanto a lo apuntado por mjack "aquí, señores, se pronuncian todas las letras menos la hache", concuerdo en que me gusta esta simplicidad; pero el mismo latín hablado -ya no hago referencia a recitación poética- también eliminaba, o reducía a una nasalización de la vocal previa, consonantes como la "m" final de palabra, muy común en terminación de acustivos o en conjugación de verbos. Esto lo podemos encontrar en un muy buen libro, Vox latina. The Pronunciation of Classical Latin de Sidney Allen, profesor de Cambridge. Es un estudio enfocado, precisamente, a la pronunciación del latín destinado a los hablantes de lengua inglesa.

PARNÁSICO

Carmela dijo...

Pues a mi me contaron que el latín tenía diez sonidos vocálicos aunque los legionarios solo usaban siete. Que los diez eran para la gente ilustrada. Cicerón decía que César hablaba tan bien que era como si sacara a la luz cuadros bien pintados. Bueno, a lo que iba, el español es una koine de deformaciones del latín de la península ibérica, pero, a la hora de buscar elementos comunes, adoptamos el sistema vocálico más simple del mundo , el vasco. Cinco sonidos y ya esta. Alguna lengua africana también los tiene. Creo que no hay menos.
Me gusta pensar que la aportación vasca a la lengua española sea esa.
Y se me puede discutir todo, con lo que ignoro de fonética se pueden escribir enciclopedias enteras.
Hola, embajador.

Anónimo dijo...

El quichua es trivocálico, segun dicen los linguistas, aunque los españoles "oían" cinco sonidos distintos y la vieja grafia usaba por tanto las cinco vocales españoles.

Embajador en el Infierno dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

A mi lo que realmente me gusta de escribir esta bitácora es esto de soltar lo primero que se me pasa por la cabeza, sin excesiva reflexión, y que luego me llegue una legión de lectores que si saben de lo que hablan a explicar, puntualizar, añadir y, en fin, contribuir.

Ya ocurría en el practicamente fenecido Foro Santo Tomás Moro. Vease, como ejemplo, este extraordinario debate sobre Ciencia y Religion que ayer estuve repasando y donde uno hacía el papel(ón) de tertuliano lerdo.

Pues eso, que muchas gracias de nuevo por tomaros la molestia de leer y contribuir.

Mjack- Me alegra una barbaridad encontrarte de nuevo por estos mundos interneteros de Dios. Nunca he comprendido porque no has empezado tu propia bitácora. Sigo acordándome de aquel desternillante escrito sobre el soltero tradicional y el modernista. Cuando te decidas a publicar tu primera novela no dejes de avisarme.

Yurremendi- Mi padre es un hombre esencialmente práctico. No buscaba saber si los ingleses eran bárbaros o no, simplemente quería hacerse entender. Aunque pensándolo bien, y aunque el no lo ha dicho explicitamente nunca porque no habla mal de nadie, si que creo que piensa que lo son.

Su teoría es que hay 3 cosas a las que un británico no dedica tiempo porque piensa que son un mal uso del mismo: el aseo personal, el orden y limpieza de su casa, y por último la preparación y disfrute de la comida. A mi entender, esto para cualquier sur-europeo latinizado y cristianizado, significa que son bárbaros.

Carmela- ¡Hola!.

Terzio- Llevo tiempo pensando que debo aprender un nuevo idioma. Ando entre el ruso, el árabe y el hebreo. Con el ruso ya he hecho algún pinito. Lo que dice del hebreo no me ayuda a decidirme por esa ruta.