jueves, abril 4

Libros: Sword of Honour

Pedazo de trilogía del que actualmente es mi autor favorito: Evelyn Waugh. De hecho me da bastante reparo comentarla porque sospecho que no me he enterado ni de la mitad del mensaje. Pero bueno, vamos a ello.

La novela la he leído en su idioma inglés original. En castellano se titula "Espada de honor" y según parece existe una buena traducción reciente que podéis ver aquí.

Cuenta la historia de un católico inglés, Guy Crouchback, cuarentón fracasado. Fracasado, como diría mi #1, de aquella manera. Quiero decir que no se ha quedado precisamente en la indigencia, sino que más bien ha naufragado en su matrimonio (cuernos incluidos) y en su intento de construir un modo de vida lejos de su país y su familia. 

Todo esto ocurre en los albores de la Segunda Guerra Mundial, que aparece como una segunda oportunidad que la vida la de a Crouchback para hacer, por fin, algo que deje huella. El problema es que ya es demasiado mayor como para luchar en una guerra y el mero hecho de alistarse le cuesta Dios y ayuda, porque no le quieren. Al final lo consigue, y de hecho se enrola como oficial en un cuerpo de élite, del que posteriormente pasa a los comandos. Y sin embargo, y a pesar de sus esfuerzos no consigue pegar un tiro en toda la guerra. La segunda oportunidad es un espejismo, para continua frustración del protagonista.

La historia va pasando y finalmente Guy encuentra su oportunidad y la aprovecha. Oportunidad que logicamente no voy a contar aquí, pero que no está en la guerra. Como es de esperar, una vez hecho lo que tenía que hacer, la vida le vuelve a meter otro meneo. Lo fascinante de esto es la manera en que le llega a Crouchback la fuerza, o la gracia, para dejar su huella. Le abre los ojos una carta de su anciano padre (un católico inglés de los antiguos, no un converso sino un descendiente directo de los recusants, un resistente de pura cepa. Es importante tener esto en cuenta para entender lo que viene). Una carta que lleva un par de frases clave que sirven de campanadas a la ofuscada conciencia del protagonista. Una ofuscación muy familiar. Dicen:

"The Mystical Body doesn't strike attitudes and stand on its dignity. It accepts suffering and injustice. It is ready to forgive at the first sign of compunction (...). But quantitative judgements don't apply. If only one soul was saved that is full compensation for any amount of loss of 'face'"

Me vais a perdonar que no la traduzca pero es que estoy convencido que me la cargaría entera. Creo que la voy a mandar imprimir y enmarcar, y ponerla en la pared justo detrás de mi pantalla de ordenador.

En fin, la historia, a pesar de todo, acaba bien con el toque de amargura propuesto por la victoria final sobre la mitad de Europa de uno de los dos monstruos contra los que Guy Crouchback creía luchar: el comunismo.

Como es habitual en Waugh, y es esta la característica que más me atrae de sus novelas, la caracterización de los personajes es sencillamente soberbia. Y lo es, porque resulta palpable. Palpable en plan: "Yo conozco a ese tío". Pero lo hace con pinceladas aquí y allá. No necesita enfangarse en demasiado detalle porque es un maestro. 

De esta manera nos retrata con insólita viveza al propio protagonista (con el que más de un cuarentón, frustrado o no, se sentirá identificado), a los comunistas De Souza y Ludovic, al traidor Claire, y sobre todo al despiporrante General Ritchie-Hook que se asimila muy bien a nuestro Millán-Astray (por cierto que buscando cosillas de la novela por internet me he encontrado este diseño de la portada de unas supuestas memorias del General Ritchie-Hook que es para no perderse).

Termino: recomendable en general para cualquiera. En particular para los aficionados a las novelas bélicas que encontrarán una obra bastante alternativa en el protagonismo del antihéroe, y también para cuarentones en general y en particular para aquellos en busca de "reposicionarse" en la vida.


25 comentarios:

Walter E. Kurtz dijo...

Por fin, querido Embajador. Es "la" novela teológica de Waugh. Muy de acuerdo con tu comentario en todo. Hay que decir que "Sword of Honour" guarda algunas diferencias con la trilogía, especialmente en el trato dado al protagonista (Waugh suele ser implacable con sus personajes), pero en esta ocasión el autor comprendió que Guy es un typo demasiado común y termina compadeciendose de él. Evelyn Waugh falleció poco después.

Walter E. Kurtz dijo...

Me olvidé de decir que el tema de la novela guarda alguna relación con el Cura Rural de Bernanos, aunque el punto de vista sea muy distinto. Creo que se podría resumir en aquéllo de la Biblia, "Dios se ríe de los planes de los hombres".

Alguna vez leí también que Guy Crouchback tiene muchas similitudes con el personaje de Bridey, de Retorno a Brideshead. De alguna manera, todos los personajes de toda la obra de Waugh se complementan y completan entre sí.

Finalmente, te recomiendo ver la versión de Sword of Honour de la televisión inglesa, donde Guy Crouchback está representado muy dignamente por Daniel Craig (007), el genial Robert Pugh (Capitán de mar y guerra) como el brigadier Ritchie-Hook, y, por supuesto, un actor de categoría como Sir Leslie Phillips en el papel de Gervase Crouchback. Más allá de las simplificaciones de rigor en una producción de mediano presupuesto, el director ha logrado transmitir la idea de Waugh de manera muy correcta.

carmela dijo...

Embajador, plis, ¿ no podrías traducir la frase como regalo para las viejas glorias que estudiamos francés en el colegio? En el traductor de google solo saco una frase sin mucho sentido.
Aunque solo sea como compensación a que uno de cuarenta me parece un chavalín...

Nicolas dijo...

Bueno,en este caso no comparto la opinion del Embajador y del Coronel.
Creo que el problema de Sword of Honour es precisamenre la caracterizacion de los personajes. Todos, con la excepcion del padre de Guy, son caricaturas. Y como caricaturas deshumanizadas son irredimibles. Por eso no puede ser una novela catolica, como Brideshead Revisited, Diario de un cura rural o The end of the Affair. El final tampoco me acaba de cuadrar: Dios sirviendose de un V2 para despejarle el camino a Crouchback. En Brideshead Revisited Charles le dice a Hooper: "Nunca construi nada; he llegado a la mediana edad y estoy sin hogar, sin hijos, sin amor". Despues visita la capilla y ante el sagrario dice "una oracion antigua, recientemente aprendida". La situacion personal de Charles puede ser desastrosa, Brideshead puede haber quedado desolado, la era de Hooper puede haber empezado, pero la lampara sigue ardiendo. Cuando regresa, un oficial comenta que Charles ese dia parece unusualmente contento. Ese es un final catolico, muchisimo mejor que el de Sword of Honour.

(Perdon por la ortografia, teclado extranjero).

Cincuentón en ciernes dijo...

Pues yo intento traducirla: y usted me perdonará.

El Cuerpo Místico sufre con dignidad, sin caer en el rencor. Acepta la tribulación y la injusticia. Sigue dispuesto a perdonar a la primera señal de arrepentimiento. Y no se rige por cálculos mezquinos: la salvación de una sola alma le compensa por todas las afrentas.

carmela dijo...

Cincuentón en ciernes,muchísimas gracias por la traducción.
Acabo de rezar un Avemaría ( en latín ) por usted

Embajador en el Infierno dijo...

Walter- Estimado coronel, un placer verle por aquí de nuevo sobre todo cuando me da la razón (je, je...). Leí la del Cura rural hace demasiados años y posiblemente sin la suficiente experiencia de la vida como para entender lo que me decía.

Ya hace tiempo vi la magnífica versión de la TV inglesa. Una de las pocas películas que están medianamente a la altura del libro y sorprendentemente buena interpretación de Craig.

Carmela- El cincuentón (muchas gracias cincuentón) se me ha adelantado. Espero en cualquier caso que me dedique una de esas Avemarías en latín (al fin y al cabo la entrada la he escrito yo...).

Nicolás- Muy interesante tu apreciación. Sospecho que podríamos estar días debatiendo eso, sobre todo porque pienso exactamente lo contrario. De hecho me parece que el personaje más exagerado era el de Gervase Crouchback (como demasiado bueno...¿no?). Y lo de la V2 no lo veo como despeje de camino, más que nada porque el autor no se regodea en lo más mínimo en ese aspecto. Es un final tipo "...y comieron perdices". Crouchback no parece muy afectado por el episodio de la V2, pero yo creo que es por pura aceptación de la fatalidad después de tantos golpes. Es un final formidable en el sentido que el hombre finalmente acepta lo que le viene. Y no olvidemos que la V2 le deja con un paquetito que no es suyo.

Otro cincuentón en ciernes dijo...

Cincuentón en ciernes:

Me gusta su castellano, y eso es muy bueno tratándose de una traducción, pero considero que semánticamente se tomado usted acaso demasiadas liberalidades. Si me lo permite, le ofreceré a Carmela mi propio ramillete, inevitablemente subjetivo también:

“El Cuerpo Místico no se cuida de afectar poses y de conservar la honra, sino que consiente en sufrir y en padecer injusticias, pronto siempre a perdonar al primer atisbo de arrepentimiento. (…) Mas no caben juicios fundados en la cantidad: la salvación de una sola alma le resarce plenamente de todo lo que pueda perder en respeto ajeno. “

En otro orden de cosas, aunque correcta, no me parece que esta cita sea como para enmarcarla. Cosas del Embajador.

Carmela:

Yo también soy de los de rezar en latín, sobre todo el Pater noster, que en la versión castellana de hoy casi ni lo reconozco.

Embajador:

Con lo que te gusta echarte faroles anglofílicos y angloparlantes, se escribe judgments y no judgements (¡Ah, cómo disfruto atizándote un reglazo en los nudillos!).

Más en serio: me siento algo identificado con el protagonista en crisis, pero me consta por experiencia que los bofetones de la Providencia están siempre muy bien dados y que guardan so capa de dolor una grande bendición, que no siempre se descubre en el momento de recibirlos (yo hace escasamente un mes y medio que recibí uno fuerte, y hoy estoy, como diría mi abuela (Q.E.P.D.) que no sé si coger muchacha o ponerme a servir. De momento agacho la cabeza y acepto lo que Dios ha tenido a bien disponer).

Yurremendi.

El primer cincuentón dijo...

Tiene razón mi coetáneo: es afectar poses,... afectar una pose digna. Pues ya sabe la amable Carmela: gracias, y otra avemaría por Yurremendi.

Anónimo dijo...

Amigos: para los que no dominamos el inglés, ¿hay versión castellana de la novela?.

Tercer cincuentón en ciernes.

carmela dijo...

Venga,va,Avemaría para cada cincuentón más o menos en ciernes (dos para el autor del blog por ser más joven y por escribir la entrada)
Latín para rezar porque al menos estamos seguros de no decir barbaridades.
Y las Sonatas de Valle Inclán para leer que Bradomín si que es un personaje y la prosa es lo mejor de lo mejor de lo mejor.
Gracias a todos.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Pues no se chico, a mi me ha llegado. Serán cosas del estado de ánimo vital y eso...

Y por cierto con lo de "judgments" has patinado y bien. He comprobado el libro y dice "judgements", pero por si acaso me he ido al Fowler (King's English- esto sabes lo que es ¿no?)y dice bien claro que es "judgements". Je, me vas a manosear los bajos cuando yo te diga chaval.

Estoy contigo en tu último párrafo. Añadiría que los golpes de la Providencia nunca se entienden en el momento de recibirlos (o por lo menos ese es mi caso). Y dime si hay alguna cosa en la que te pueda ayudar.

Tercer cincuentón en ciernes- En la misma entrada tienes un enlace al comentario al último de los tomos de la trilogía. Los tres han sido publicados por Editorial Cátedra y me dicen que la traducción es buena.

Carmela- Muchas gracias. Me he reído con eso de "al menos estamos seguros de no decir barbaridades.". Cuanta verdad!. Y yo de Valle Inclán prefiero "La guerra carlista" por razones obvias (también es una trilogía y también es fabulosa).

Yurremendi dijo...

Embajador:

He patinado, y de mala manera. Quise propinarte un alevoso reglazo y no sólo fallé, sino que me arrebataste en buena ley la regla y me la rompiste en la cabeza. Así es que la vista de todos me hinco de hinojos ante su excelencia y recito con potente y clara voz, en latín por supuesto, un sentido y compungidoConfiteor.

Es una lástima, eso sí, que no hayas sabido apuntarte la victoria con algo más de elegancia, ahorrándonos ese malsonante madrileñismo rahez de tunante verbenero. Pero, en fin, a cada uno lo suyo…

Embajador en el Infierno dijo...

Vaya Yurremendi mi comentario no pretendía ser revanchista de ninguna manera. Pretendía ser bromista. Tal como he entendido el tuyo. Parece que no lo he logrado. Bien que lo siento, perdona.

Yurremendi dijo...

Embajador:

Idem de idem. ¿A estas alturas tenemos que poner la carita esa :-) para que quede claro cuándo estamos de chanza? ¿Crees que podría llamarte tunante berbenero en serio? Ay, los años te están haciendo un poco, lo que en mi pueblo diríamos, chocholo.

;-) :-D :-o :-)))))

Nicolas dijo...

Embajador: Precisamente es el final "y comieron perdices", lo que no me gusta. Es el caso contrario de Brideshead Revisited, que no hace ninguna propaganda en el sentido de que los personajes no son particularmente felices aqui en la tierra por ser catolicos (de hecho, Charles antes de su conversion final dice algo asi sobre Sebastian). Puede simplemente ser que yo este amargado.

Sobre la V2 y la aceptacion de las desgracias, los hombres somos bastante complicados. Lo que me viene a la cabeza es el analisis que hace Walker Percy en "Lost in the Cosmos" (muy recomendable). Lo puede ver aqui

http://books.google.de/books?id=cF12H5ReX88C&pg=RA1-PA3&lpg=RA1-PA3&dq=lost+in+the+cosmos+percy+wife+tornado&source=bl&ots=ZgEUMl4Qg2&sig=_LWawdOXGoi3lbWHacMS9EqkFKw&hl=de&sa=X&ei=eOViUbpb0M-yBonlgaAD&ved=0CCMQ6AEwAA#v=onepage&q=lost%20in%20the%20cosmos%20percy%20wife%20tornado&f=false

al final de la pagina. Si no funciona, puede probar a buscar en Google "Lost in the Cosmos Percy wife tornado". No niego que haya personas que acepten verdaderas desgracias como Job, pero a veces hay que desconfiar de las interpretaciones que nos dejan demasiado bien parados.

Miles Christi dijo...

Llego tarde a los comentarios, tras una semana de vacaciones, aislado del mundanal ruido, también de internet, con la sola compañía de la madre naturaleza, rigurosa y generosa al mismo tiempo. Creo que era un filósofo como Nietzsche, non grato en la Embajada tal vez, el que decía que ningún pensamiento serio puede salir con el culo pegado a una silla y que es caminando cuando sobrevienen las grandes ideas “Eureka”. He deshecho algunos nudos, caminando, no sé si haciendo camino al andar…También estoy en esa encrucijada entre los 40 y los 50, en donde la Divina Providencia arrea fuerte. La web del Embajador parece que tiene un imán para los de nuestra generación “maduros en ciernes”, en el verano avanzado de la vida, más cerca del otoño.

Ja ja, he disfrutado con vuestros comentarios y chascarrillos. La frase en cuestión traducida por el primer cincuentón en ciernes, me ha gustado, denota generosidad, la medida del amor es el amor sin medida que decía San Agustín y cuanto daño hacen al mundo los cálculos mezquinos. Me viene a la mente algunas crónicas de requetés en el Libro “Requetés: de las trincheras al olvido”, uno aludiendo a que el rencor era propio de almas plebeyas y otro que todos los días rezaba por las almas de los caídos cada jornada en combate sin distinguir de bandos.

Por cierto, estoy con Carmela las oraciones en latín, llegan directas al cielo, sin sordinas, ni edulcorantes, donde esté el Pater Noster y el Ave Maria gratia plena Dominus tecum, que se quiten las versiones en lenguas vernáculas…

Yurremendi dijo...

Miles:

Creo que tenemos aficiones gemelas. El verano pasado anduve buscando el desierto por la montaña de Palencia y de León, y me pica la curiosidad de saber por qué veredas has enderezado y acaso me puedas recomendar.

Gran libro el "Requetés", como bien sabe nuestro anfitrión.

Anónimo dijo...

Sr. Embajador,

Un servidor queda anodadado de su capacidad de lectura y de que, con una familia y trabajo plenos, aun disponga del tiempo suficiente para leer y reflexionar.

Un milagro en toda arregla en los tiempos que corren.

Anónimo dijo...

Sabía de la obra desde siempre, pero -desafortunadamente- no sé inglés. En 2003 pude -por fin- leer "Hombres en armas" en español. Tuve que esperar al 2010 para "Oficiales y caballeros" y hasta el año siguiente para la última parte de la trilogía: "Rendición incondicional". Traducciones de Carlos Villar Flor y Gabriel Insausti Herrero-Velarde.
No me resisto a copiar:
"... la Iglesia no es eso. El Cuerpo Místico de Jesucristo no adopta poses ni se aferra a su dignidad, sino que acepta el sufrimiento y la injusticia. Está dispuesto a perdonar al primer atisbo de arrepentimiento." Sigue el tercer párrafo de la carta que dice así: "Cuando hablaste del Tratado Lateranense, ¿pensaste en todas las almas que a consecuencia de él se han reconciliado y han muerto en paz? ¿Cuántos niños se han educado en la fe que de otro modo habrían vivido en la ignorancia? Los juicios cuantitativos no valen aquí. Si se ha logrado salvar una sola alma, eso compensa del todo cualquier pérdida de "imagen"."
Disfruté de la novela tanto que a todos los que no la han leído les doy la enhorabuena porque tienen la oportunidad de leerla por primera vez.
Un sesentón que de vez en cuando entra por aquí.

Yurremendi dijo...

Sesentón:

A fe que la traducción es buena. Y un detalle el compartirla con nosotros.

Miles Christi dijo...

Yurremendi,

Aquí te dejo una ruta circular pirenaica, sólo en verano, combina media y alta montaña, doy por hecho que estarás en buena forma :-), de refugio en refugio para pernoctar, mejor reserva antes, estas son sus etapas:

Desde Torla (Valle de Ordesa) al Refugio de San Nicolás de Bujaruelo -Refugio Les Oulettes (Vignemale)- Refugio Wallon (también en pirineo francés)- Refugio de Respomuso (Valle de Tena oscense)-Refugio de Piedra (Panticosa)-Refugio de San Nicolás de Bujaruelo, se cierra el círculo.

Hice esta travesía hace algunos años e impresionante, me quedo más con la parte de bosques y valles, pues contra más subes todo es páramo de neveros, granito y líquenes.

Voy al tema que el Embajador nos llamará al orden de que su blog no es de montaña. En relación con el libro REQUETÉS: DE LAS TRINCHERAS AL OLVIDO, me ha ayudado a acercarme más al carlismo, conociendo las historias contadas en primera persona por sus humildes protagonistas, me he sentido emparentado con ellos, con sus valores, inquietudes, sufrimientos y anhelos y como supieron estar a la altura en unas circunstancias dramáticas de la España que les tocó vivir.

Poder entrar en estas historias que antes se contaban de abuelos a nietos al calor de la lumbre en esas largas noches de invierno, es un lujo. Este libro las va desgranando junto con ese extraordinario archivo fotográfico.

Si alguna vez los artífices de esta magna obra de casi cinco kilos se pasan por la Embajada y leen estas palabras, sólo les puedo decir: ¡gracias por la entrega (traditio) de este legado!

Yurremendi dijo...

Miles:

Jesus ergo (…) secessit iterum in montem ipse solus (Jn 6, 15).

El Embajador no dirá nada porque el amor a la montaña es lo más cristiano y tradicionalista que hay, sobre todo cuando se va a la montaña a buscar el desierto, que es alejarse del mundo y acercarse a Dios.

Y políticamente hablando, no cabe ejercicio más patriótico.

Tu ruta sugerida es francamente de primera, me la apunto. A pesar de ser uno de esos “en ciernes” estoy aún lo bastante en forma, y no me fallan corazón, piernas ni pulmones; gracias sean dadas a Dios.

En lo tocante al libro “Requetés”, suscribo el aplauso: un libro único, y por lo mismo necesario e insustituible.

Miles Christi dijo...

Yurremendi

Cierto es, bonitas palabras del Evangelio de San Juan muy bien traídas a colación. A veces hay que retirarse sólo a la montaña como hizo el Maestro. Sin duda que hay una mayor cercanía de Dios paseando silente en medio de la naturaleza que en la ruidosa y ajetreada urbe. Dónde estén los trinos de los pájaros, el salto de agua de las cascadas y el cérvido que se te cruza en el camino y se te queda estático observando, que se quiten todos los atascos y las sirenas enloquecidas que nos roban la paz en el día a día.

Yo absorto en mis pensamientos cuando paseo por las montañas y como criatura contemplo la obra del Creador, dándole gracias, como creyente que baja por la nave central de una Catedral gótica me digo: aquí está la verdad, todo esto es verdad…

Hay que volver a la naturaleza, allí nos encontramos con Dios y con la España aún no profanada, al menos para volver con más fuerza a dar la batalla en la sociedad de nuestro tiempo.

Sí, seguro que el Embajador comparte nuestro punto de vista.

Embajador en el Infierno dijo...

Yurremendi- Me parece que no es la primera vez que nos pasa una de estas. Estamos ya ancianos o algo asi. Je,je...

Nicolás Hombre.... los caminos del Señor son inexcrutables, pero no tienen porque ser siempre el camino del sufrimiento ¿no?.

Miles- No conozco mucho a Nietzsche más allá de las generalidades que todo el mundo sabe y alguna cosa que me parece bastante graciosa. Dicho lo cual
tengo que confesar que a mi las mejores ideas se me suelen ocurrir en el mismísimo trono.

Y si, el libro "Requetés" es una cosa tremenda.

Te confirmo que, como sugiere Yurremendi, siento una especie de atracción telúrica por las montañas. Pero en el monte no pienso, suficiente tengo con mantener el ritmo y luego simplemente observar tanta cosa buena.

Sobre patriotismo y montaña sugiero esta entrada.

Anónimo 12:39- Hombre, pues no se si darle las gracias. No veo motivo de orgullo en lo que mencionas. Tampoco leo ni reflexiono tanto, o no tanto como quisiera, pero si que puedo decir
que para mi el leer es como el comer, sin eso lo demás no podría ser. Cada uno tenemos lo nuestro ¿no?, a otros les va el deporte, o el viajar....

Sesentón- Muchas gracias por traer la traducción, efectivamente es muy buena.