lunes, agosto 22

¡Juan Manuel de Prada me lee!¡Que ilu!

Puede ser mera coincidencia, pero me ha llamado la atención que en este artículo publicado recientemente, Juan Manuel de Prada cite a Jardiel Poncela exactamente igual que yo lo hacía hace un par de semanas. Si no es mera coincidencia, pues la verdad es que me haría bastante ilusión.

Oye Juanma, si estás por ahí....¡manifiéstate!.

(Por cierto, el artículo está bastante bien, y aunque te hayas....¿como diría yo?.....¡Inspirado!. Si, esa es la palabra. Aunque te hayas inspirado en la idea que sugería en la entrada tengo que reconocer que escribes mucho mejor que yo. Que lo cortés no quita lo valiente).

La bandera de España con el Sagrado Corazón: Como conseguirla

El "invento" se le ocurrió a un conocido carlista en tiempos de la famosa romería (Ignacio, ¿lo he dicho bien?) carlista por los Ex-tados Pontificios de hace casi cuatro años. (Si, aquella misma donde surgió el genial grito de guerra)

En un agitado debate que se dio en esta misma bitácora (aquí) el autor de la feliz ocurrencia explicaba los motivos:

El fundamento de poner el Sagrado Corazón sobre la bandera de España es que fue el propio Jesucristo el que lo pidió a Santa Margarita María de Alacoque para el Reino de Francia en el s. XVII. Posteriormente, en España lo pidió la Venerable Madre Rafols en el s. XIX tras las revelaciones que tuvo del propio Sagrado Corazón.

Y civilmente, el Papa Pío XI publicó la encíclica Quas Primas en 1929, en la que proclamaba el Reinado Social de Jesucristo, que significa que éste reina sobre individuos, sociedades y Estados, y eso es lo que significa poner al Corazón del Rey sobre la bandera rojigualda.


En el debate en cuestión se dan muchos más detalles, pero creo que con lo de arriba basta para captar bien las razones.

La idea ha ido cuajando y la JMJ ha sido muestra de ello, pues se ha visto la roja y gualda con el Sagrado Corazón por doquier. Durante el Via Crucis en Recoletos vi muchas y la mayoría las llevaban personas a las que no conocía de nada, lo cual es buena señal.

Es cierto que allá donde los carlistas la hemos llevado, nos las han quitado, literalmente, de las manos  preguntado donde se podía conseguir. Pues nada, aquí está el embajador para resolver dudas.

La bandera de España con el Sagrado Corazón se puede adquirir llamando o escribiendo a la sede de la Comunión Tradicionalista. El teléfono es: 91 399 44 38 y el correo electrónico es carlistas@carlistas.es. Hay muchas otras cosas (pines, banderas, postales, libros) que se pueden comprar. La lista completa se puede ver descargando el catálogo del bazar carlista. Creo que ahora en Agosto las oficinas están cerradas, de modo que los interesados tendrán que esperar a Septiembre para ser atendidos.

domingo, agosto 21

Lo que más me ha impresionado de la JMJ

No he podido encontrar, buscando por internet, una foto del momento. Si algún lector la localiza le agradeceré me la haga llegar. Me refiero a la escena que se ve en este video (hacia el minuto 19:44) que a mi me ha dejado sobrecogido. Una carmelita se lanza y arrodilla a los pies del Papa cuando este hace su entrada en el Monasterio de El Escorial. Se vienen a la cabeza un porrón de escenas del Evangelio.

No tengo ni idea de lo que le dice la carmelita al Papa, ni creo que importe mucho. Si que importa y mucho, la manera que tiene la religiosa de acercarse de rodillas, de mirar hacia el Papa, de hablarle, y de besarle dulcemente el anillo al final de todo. Si que importa y mucho la actitud del Papa que conversa con la monja como si el mundo alrededor hubiese desaparecido o simplemente no existiera, como si nadie le estuviera esperando, como si no hubiese prisa ninguna para nada. Algo muy conmovedor le estaba diciendo esa mujer. Y lo mejor es que no lo sepamos nunca, basta con la imagen.

Me ha sobrecogido la mezcla de cariño y respeto, de arrebato y paz, de espontaneidad y modestia, de entusiasmo y templanza que ha mostrado la carmelita. Sin proferir una palabra esa mujer está gritando al mundo entero, o mejor dicho: a los corazones del mundo entero, que ella sabe a quien tiene delante.

Una inmensa catequesis en apenas 25 segundos.


(ACTUALIZACION: Gracias a Jorge P por mandarme el pantallazo. Lo he recortado para quitar los rótulos de la TV y creo que ha quedado razonable).

domingo, agosto 14

En Montejurra y Leiza

Dejamos el coche en el Monasterio de Irache cerca del monolito que recuerda el asesinato de Aniano y Ricardo en el fatídico Montejurra de 1976. Nos pusimos a andar sin saber el camino y haciendo lo que es natural en estos casos: encomendarse al Angel Custodio para que nos guíe.

Llegamos a un cruce de caminos. Como suele ser habitual no confié en mi instinto. Cualquier carlista habría sabido que el "Camino de la Corona" tenía que ser el correcto, cualquiera menos yo. Y elegí el otro que nos alejaba del Via Crucis. Al cabo de andar un buen rato por medio del espeso bosque apareció un hombre mayor, más alto que un chopo, que venía en dirección contraria. Le pregunté por el Cristo Negro y me dijo sin dudarlo:

- Yo os llevo.

+++


De vuelta a casa le comenté a la señora embajadora lo de la ayuda del Angel de la Guarda. Y ella dijo:


- Si no fuera por el par de blasfemias que ha soltado el buen hombre, yo también habría pensado que nos lo mandaba el Custodio.


Mi señora y yo somos así.

En cualquier caso quedamos muy agradecidos a este señor, transportista jubilado de un pueblo de la zona, que tuvo la amabilidad de ponernos en el camino adecuado. El problema es que habíamos dado un rodeo enorme y, cuando llegamos al principio del camino que conduce al Via Crucis, ya llevábamos dos horas andando. De modo que solo pudimos alcanzar la primera estación.


+++


Disfruté mucho de la conversación con aquel hombre, sin duda carlista de hecho en su juventud, y por lo menos de corazón ahora (aunque sea del PC). Y lo digo porque cuando le mencioné el pueblo de donde procede mi familia resultó que lo conocía, primero por ciertas hazañas del Requeté en aquellas tierras y segundo porque allí nació un ciclista famoso. Solo un carlista ubica un sitio por ser tierra de hazañas carlistas. Sobre todo cuando el lugar es conocido en la historia (y aún hoy en día) por algo que no tiene nada que ver ni con el carlismo ni con el ciclismo.

+++


El 18 de Julio pasado tuvimos Misa los carlistas de Madrid. Aproveché para preguntar por la manera de afrontar la subida a Montejurra. La conclusión general y tipicamente madrileña, tendente a opinar de forma convincente sobre absolutamente cualquier cosa en base a meras referencias fue:


- Hombre, si en los 60 y 70 se reunían allí treinta o cuarenta mil personas, no puede ser una subida demasiado difícil.


Mucha monja que fuma es lo que hay en Madrid.

El hombre (el enviado por el Ángel Custodio) me aclaró que si, que allí se reunía toda esa gente. Pero que los más se quedaban en las campas de los alrededores y unos cuantos (todavía muchos) hacían el Via Crucis completo.

A un carlista de Pamplona le conté esto y me dijo:

- Bueno hombre, ya serían más los que subían, que en aquellos tiempos la gente era más recia y tenía más monte.

Todo lo anterior para concluir que la subida es más bien pedregosa y empinada. Sobre todo cuando uno ya lleva dos horas de marcha, y más sobre todo cuando a uno le falta monte. No nos engañemos.

+++


En lo que si tuvieron razón mis correligionarios carlistas fue en aquello de:


- ¿Dificultad de la subida?. Por tus hijas no te preocupes, preocúpate por ti.


Para un hombre lo importante es llegar, para una mujer lo importante es ir. Cuanto más joven es la chica, más importante es ir y menos llegar. Las niñas resistieron magnificamente el palizón, incluida la pequeña de cuatro años. De vez en cuando decía que quería descansar y se sentaba con las piernas cruzadas en el sitio donde estuviera. Ya nos sabemos la película: al cabo de 30 segundos se levanta y sigue.

Más complicado es cuando decide recoger flores para mamá. Extiende en el suelo lo que tenga más a mano (pañuelo, sudadera, gorra, boina,.....) y va colocando con sumo cuidado las flores encima para luego formar un hatillo. No sigue hasta que no ha recolectado todas las flores que necesita. Y la cosa puede durar. Pero llegó hasta la primera estación como todos.

Es asombroso lo que pueden aguantar los niños. El hombre enviado por el Custodio se dio cuenta enseguida que la #4 (7 años) es la más dura entre las duras. Iba siempre directamente detrás suya, sin chistar.


+++


Después de Montejurra fuimos a Leiza, en pleno territorio comanche. Pude cumplir el sueño que tenía desde antes de ser carlista, que era el de entrar en Fort Baleztena donde gozamos de la inmensa hospitalidad de la familia y nos sumergimos en su historia y la del carlismo navarro (mientras tanto las niñas se lo pasaban de cine investigando todos los rincones de la casa y disfrutando de la tarde en el inmenso jardín).

Me hice una foto con dos de mis hijas en el mismo balcón donde en fiestas la familia coloca la bandera de Navarra con el escudo laureado, y debajo del que lleva la bandera de España. En pleno territorio comanche, insisto (la foto de encima de este párrafo está tomada de aquí)

Encuentro que estos Baleztena que conocimos no son solo un ejemplo "político", son un ejemplo humano. Una alegría y un desprendimiento que le hacen a uno volver a confiar en el género humano.

Más sobre los Baleztena en la bitácora Premín de Iruña.

viernes, agosto 5

Indignación y progreso

"La Humanidad, descentrada, puesta de espaldas a todas las cualidades espirituales, desdeñosa de lo estimulante y de lo consolador, y enfrentada con todos los materialismos perturbadores y entristecedores, ha perdido la perspicacia de ver dentro de sí, no sabe a que achacar su mal sabor de boca y se revuelve contra esto y contra aquello, sedienta de venganza y convencida de que debe de haber "alguien" o "algo" culpable  de que ella no se encuentre a gusto. Esta indignación es para la Humanidad un goce, porque para un miserable siempre es un placer el poder injuriar. Y la Humanidad recurre a esa indignación para hacerse la vida soportable."

(Tomado del prólogo a la novela "La tourneé de Dios" de Enrique Jardiel Poncela)

Este parrafillo da para escribir treinta entradas con cientos de interesantes interpretaciones, por ejemplo hablando de como una sociedad basada en los "derechos" es autodestructiva en tanto que esos derechos son, la mayor parte de las veces, contra alguien o algo y, por tanto, excluyentes, mientras que el "deber" es siempre hacia algo o alguien y más frecuentemente "inclusivo" ("Amarás a Dios sobre todas las cosas, y al prójimo, etc, etc.....").

Pero me quedo simplemente con el hecho de que ese párrafo se escribió hacia 1932.

Tanto progreso para avanzar tan poco.

Por cierto, el libro lo compré aquí por recomendación del dueño de la librería. Tiene un apartado de libros "selectos". Cuando no sepais que más leer preguntadle, hace muy buenas recomendaciones.

miércoles, agosto 3

Versos sueltos

"Cuando no se tienen medios para hacer la revolución, todo lo que se haga es como orinarse en las paredes del Banco de España"

(Azorín)


"No me interesa, sino secundariamente, lo de la repoblación de montes, cooperativas de obreros campesinos, cajas de crédito agrícolas y los pantanos. (...) No espero casi nada de la japonización de España (...). Lo que el pueblo español necesita es cobrar confianza en sí (...) tener un sentimiento y un ideal propios acerca de la vida y de su valor"

(Carta de Unamuno a Azorín)



"¿Y no crees que del bienestar general surgirá más fuerte el tedio a la vida? Sí, ya sé que uno de esos caudillos de la que llaman la revolución social ha dicho que la religión es el opio del pueblo. Opio.... Opio... Opio, sí. Démosle opio, y que duerma y que sueñe."

(Tomado de San Manuel Bueno, mártir de Miguel de Unamuno)



"His [Cardinal Pole's] distinctive insistence on the transmission of catholic truth from father to father, for example, offered a powerful theological rationale for the more visceral emphasis in Marian polemic, and, in the examination of heretics on the reliability of old-time religion, for the powerful question "Do you think your father and mother are in hell?"

(Tomado de Fires of Faith, de Eamon Duffy)




Nota (muy al margen): De repente he decidido que ya estaba bien de pasar los últimos veintipico años de mi vida lamentándome por haber escogido el bachillerato de Ciencias Puras. Fui a casa de mis padres y recuperé mi entusiasmante manual de Lengua Española de COU (Lázaro Carreter) y un manual de Literatura Española también de COU (Tusón-Lázaro) que sería de alguna de mis hermanas. Es lo bueno de tener un padre que lo guarda absolutamente todo (menos la firma de Picasso). Del segundo manual he sacado las tres primeras citas que aparecen arriba (y algún pequeño ataque de úlcera por ciertas cosas que en él se dicen- poner en un mismo plano conservadurismo y tradicionalismo, p.ej.). Algún amable lector sabe de estas cosas por dedicarse a la enseñanza, de modo que le estaré sumamente agradecido si me indica otros libros con los que continuar el aprendizaje.

martes, agosto 2

Conversaciones en la embajada (XXXIX): ¿Qué estoy haciendo mal?

Recientemente fuimos a visitar, en la pequeña localidad navarra de Tabar (cerca de Lumbier), el museo de la Fundación Jaureguizar ("abigarrado" en acertada definición de Javier Garisoaín). Entre otras cosas tiene algunas salas dedicadas al carlismo (aunque las de la última guerra civil estaban cerradas, para nuestro fastidio).

Entramos las niñas y yo a una de las salas, mientras la señora embajadora se quedaba charlando amistosamente, como es su costumbre, con la amable encargada del museo. Al fondo de la pequeña habitación estaba el cuadro que ilustra esta entrada. Inmediata y animadamente  pregunté a mis hijas:

- ¡¿Quién es el que está en ese cuadro?!

No menos animadas y absolutamente entusiastas, enteramente sabedoras de lo certero de su respuesta, contestaron las cinco a voz en grito:

- ¡¡¡¡¡¡ZUMALACARREGUI!!!!

Me consuelo pensando que están un poco saturadas de las historietas de carlistas que les cuenta su padre a la hora de cenar, y en cuanto ven a un sujeto con barbas y boina roja, contestan por defecto, siempre lo mismo. Por lo menos saben algo de Zumalacarregui, lo cual no es poco.

Como de costumbre la #3 alegró el día a su padre cuando, a la salida del museo, marchaba toda enardecida y llena del mejor espíritu carlista pidiendo con su poderosa voz:

- ¡¡¡Papá, ahora llévanos a Montejurra!!!. ¡¡¡Tenemos que ir ahora a Montejurra!!!.

Un señor de mediana edad que no perdió comba de nuestra estancia en el pueblo desde la misma llegada, sonreía encantado. Le dijimos adiós con las manos cuando nos fuimos y nos devolvió sinceramente el saludo.

Para los menos puestos aclaro que el del cuadro es SMC el rey Carlos VII.


Pincha aquí para leer más conversaciones en la embajada.