miércoles, diciembre 7

Flannery O'Connor: ¡Ayuda!

Image hosted by Photobucket.com


Hace unas semanas me compré la recientemente editada recopilación de cuentos de Flannery O'Connor. No había leido nada de esta señora hasta entonces. Antes de comprarlo pregunté a un sacerdote amigo (mi director espiritual, para que nos vamos a engañar) que sabe una barbaridad de literatura, y me lo recomendó más que fervientemente. Como la experiencia me dice que es bueno fiarse de él (este cura, por ejemplo, me recomendó a Pio Moa, cuando Pio Moa no era más que un oscuro ex-terrorista) lo hice y adquirí la obra.

Voy más o menos por la mitad del libro. Me encuentro en el punto de máxima desesperación donde el cuerpo me pide que encajone el libro en la biblioteca y me dedique a otra cosa mariposa. El problema es que no entiendo nada. Yo se que la Srta. O'Connor intenta decirme algo, pero no tengo ni la más remota idea de que es lo que intenta decirme. Y claro, eso estresa y desespera. Estresa porque hay muchos libros que leer y poco tiempo, y desespera porque uno pensaba que después de haber leido todo lo que ha leido nada se le resiste. Y no. Flannery O'Connor se me resiste.

Es un problema de el hombre contra la máquina.

A lo mejor alguien me podría ayudar explicándome en lenguaje sencillo que se esconde detrás de los cuentos de Flannery O'Connor. Ya me he leido miles de comentarios y críticas en internet y sigo sin entender. Ayuda, por favor.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pregúntale a Arp de Compostela que es admirador número uno.

http://compostela.blogspot.com

Embajador en el Infierno dijo...

Buena idea, lo voy a hacer

Antonio449 dijo...

Es buen rollo leer los cuentitos de la Flannery, está claro. Se ha dicho que hay que leer y hasta releerlos con atención. Empero que yo sepa el hilo central que la autora inserta en sus narraciones siempre concierne la operación de la gracia divina en un mundo caído. Cómo se dice en la bitácora www.compostela.blogstpot.com la clave para entender la obra de la señora O’Connor es el pecado original. Más al caso, suele poblar su mundo con caricaturas grotescas del ámbito sureño estadounidense, más o menos gente de su Georgia natal. Decía que dibujaba en grandes rasgos para gente ciega (nosotros) de ahí lo gótico de su estilo literario. El hecho que no nos parezca tan anormal el tipo de gente que nos describe es buena señal de la decrepitud del mundo moderno y su negación de lo trascendente a través de la anulación del concepto mismo del pecado, y claro sin pecado no hay redención. (Recuérdese que era más bien tomista en sus cosas y así siguiendo a Santo Tomás: la gracia perfecciona la naturaleza, el mal es la privación del bien, de ahí la fealtad de tales personajes, etc.) Así que en su primera novela intitulada Sangre Sabía, el personaje piensa quitarse de encima la creencia en el Dios Cristiano al predicar la fundación de La Iglesia Cristiana sin Cristo. Mas siempre hay un momento culminante en sus obras, un momento de gracia que les brinda a los personajes la oportunidad de cooperar con la gracia divina o negarla de raíz. En cuanto al entorno religioso, cómo católica que era veía los defectos en el fundamentalismo protestante además de sus grandezas. Ya que el Sur de Estados Unidos es una región que lleva una huella profunda de Jesucristo en su seno o si se quiera su intrahistoria, un hecho que se plasma en la frase: "The Christ Haunted South". Otro autor de la escuela católica sureña de Estados Unidos de interés es Walker Percy cuyos libros más conocidos son: The Movie Goer, Love in the Ruins, The Thanatos Syndrome, Lost in the Cosmos etc ..

Antonio449@gmail.com

Embajador en el Infierno dijo...

Antonio, muchas gracias por el encuadre tan estupendo que nos haces de la obra de Flannery O'Connor. Hay un par de cosas que me han parecido de particular ayuda, como por ejemplo el asunto de las caricaturas grotescas, y el hecho de que escribe para ciegos.

Ya me he puesto en contacto con Arp de Compostela, y he creido entender que en los próximos dias escribirá algo en su bitácora. Estaremos atentos.